Atrás a Blog

Diputación de Granada reivindica a Manuel Gómez-Moreno pintor con una gran retrospectiva en el Condes de Gabia

tres hombres hablando con la prensa

La Diputación de Granada expone hasta el próximo 16 de septiembre en el Palacio de los Condes de Gabia la muestra ‘Tres joyas del arte contemporáneo’, compuesta de 74 obras y varias piezas de material documental, procedentes de diversas colecciones, para reivindicar la figura del pintor Manuel Gómez-Moreno González (1834-1918).

Pese a que es un artista bastante olvidado en su tierra, aún se le conoce como el autor de la famosa ‘Guía de Granada’, como el primer arqueólogo de Medina Elvira, como el padre del Museo Arqueológico granadino, como el primer presidente del Patronato de la Alhambra, incluso como el fundador del Centro Artístico y profesor de dibujo de la Escuela de Artes y Oficios. La Diputación de Granada, que le concedió su primera beca de estudios en 1878 –hecho que resultaría determinante en su vida–, pretende ahora reivindicar su primer y gran oficio como pintor.
Desde 1948 su obra no había sido objeto de una exposición monográfica. Tampoco existe ninguna biografía publicada. Para recuperar su legado y saldar esta antigua deuda, la institución provincial ha preparado una gran retrospectiva y ultima también la publicación de una monografía a cargo del especialista en su obra Javier Moya Morales.

La figura de Manuel Gómez-Moreno González goza de un reconocimiento indiscutible en los ámbitos de la pintura y la historiografía españolas del siglo XIX. Considerado el mejor pintor decimonónico granadino y el precursor de la moderna historia del arte y arqueología locales, se da la circunstancia paradójica de que desde 1948 su obra no ha sido objeto de una exposición monográfica que ponga de relieve esos valores, con la excepción de una humilde muestra organizada por la Caja General de Ahorros en 1984 dedicada a sus primeros dibujos de “academia”.

Como pintor, su discurso estético siguió los patrones del academicismo ecléctico propio del Romanticismo tardío al que fue incorporando un progresivo naturalismo. Las cotas de calidad alcanzadas en las mejores de sus obras le igualan a los maestros más sobresalientes de su tiempo.
La exposición, titulada ‘Tres joyas del arte contemporáneo’, muestra una cuidada selección de obras de todos los géneros, cronologías y formatos, escogidas atendiendo a su calidad y representatividad, con objeto de reunir lo mejor, lo más singular y significativo de la producción del artista, para poner de manifiesto las relaciones tanto institucionales como familiares de la época. El título hace referencia a las tres grandes obras del pintor, expuestas ahora en la Sala Atico de los Condes de Gabia, con las que inició su colección de arte contemporáneo la Diputación Provincial de Granada: La lectura de la carta (1876), Salida de la familia de Boabdil de la Alhambra y San Juan de Dios salvando del incendio a los enfermos del Hospital Real de Granada, ambos de 1880.
Estos dos últimos cuadros fueron el fruto de los dos años como pensionado de Gómez-Moreno en Roma, a la que se trasladó en 1878 con su mujer y el mayor de sus hijos, Manuel, dejando a sus tres hijas menores a cargo de la familia. El pintor tenía entonces cuarenta y cuatro años y fue empujado a aceptar la pensión artística y establecerse temporalmente en la “ciudad eterna” por la vieja amistad que le unía desde la infancia con el entonces Presidente de la Diputación Provincial de Granada, Manuel Rodrígez Bolivar.

El diputado delegado de Cultura, José Antonio González Alcalá, ha destacado durante la presentación de la muestra que “las ciudades y los pueblos valen por las personas que los habitan y en el caso de Granada era injusto que aún no se le hubiera reconocido a Manuel Gómez-Moreno González su gran labor en defensa del patrimonio histórico y artístico de la capital y su provincia”.

A juicio de González Alcalá, “Gómez-Moreno luchó por Granada desde varios frentes y quiso preservar la esencia de nuestra rica historia, por ejemplo con su empeño de restaurar La Alhambra, en el que consiguió el favor del rey Alfonso XIII”. “La Diputación Provincial apostó en su momento por Gómez-Moreno, cuando le concedió la primera pensión de estudios en Roma, y apuesta ahora por su reconocimiento.

Para recuperar su legado y así saldar una antigua deuda, hemos querido hacer un esfuerzo especial y ocupar las dos salas de Condes de Gabia, ampliar el horario habitual de visitas y publicar además del tríptico de la muestra, un precioso facsímil del ensayo de Eduardo Font “Tres joyas del arte contemporáneo” y una completa monografía del pintor que se presentará en breve”, ha manifestado el diputado provincial.

El comisario de la muestra y director del instituto Gómez-Moreno, Javier Moya Morales, ha recordado que “la pensión de la Diputación le permitió a Gómez-Moreno actualizarse en Roma, donde tomó lecciones de artistas contemporáneos y volver a Granada con más conocimientos artísticos y mayor proyección”. Para Moya, “la exposición pretende ahondar en la significación de tres cuadros –las “tres joyas del arte contemporáneo” en palabras de Eduardo Font–, no del todo bien entendidos pese a haber estado expuestos, casi ininterrumpidamente, en el Palacio de Bibataubín y el Museo de Bellas Artes de Granada desde el instante en que salieron del taller del pintor”.

Probablemente, los tres cuadros son cada uno en su género –costumbrista, histórico y religioso– los más representativos de su obra y la muestra “intenta explicar el cómo y el porqué de dichas obras, contextualizándolas con el resto de las piezas y mediante cinco ejes temáticos: amistad y mecenazgo, apología de la familia, la pintura costumbrista, la pintura de tema histórico y el retrato de una mesocracia”.

Manuel Gómez-Moreno González (1834-1918) es un ilustre granadino, prácticamente desconocido. Transcurrido casi un siglo desde su fallecimiento sigue siendo también un pintor olvidado. Sólo el instituto de la Fundación Rodríguez Acosta, una placa en su casa del Albayzín y un colegio público recuerdan su nombre.
Algunos granadinos sólo lo conocen como el autor de la famosa Guía de Granada, cuya primera edición data de 1892 y que ha tenido varias reediciones. Pero también fue, entre otras cosas, el primer arqueólogo de Medina Elvira, el padre del Museo Arqueológico granadino, el primer presidente del Patronato de la Alhambra, el fundador del Centro Artístico y el profesor de dibujo y pintura de la Escuela de Artes y Oficios. Un granadino “que lo dio todo por Granada”.

Fuente: ideal.es