Home Generalife El Palacio del Generalife

La Alhambra de Granada y el Generalife

La Alhambra de Granada y el Palacio del Generalife

El acceso al Generalife muestra una extraña “duplicidad”. De un lado, su aspecto exterior tiene un indiscutible aspecto rural que lo asimila más a una alquería, por otra parte, la entrada a través de la sucesión de dos patios a diferente altura, lo vincula de forma muy clara con la entrada al mismo palacio de la Alhambra de Granada.
El primer cercado, nombrado recientemente Patio del Descabalgamiento por ofrecer bancos para bajar de las monturas, presencia  dos salas laterales empleadas quizá por los mozos de cuadra.
El segundo esta ubicado a un nivel más alto, anteriormente se encontraba acopado por galerías con arcadas en todas sus fachadas menos la central.
El acceso al palacio debidamente dicho, se realiza por medio de una puerta con piezas de mármol y dintel alicatado, en cuyo clavicordio del arco se vuelve a repetir el motivo de la llave. Una escalera nos coloca en la parte casera, repartida por todo el espacio de la Acequia y subyugado por el Pabellón Norte. Éste se abre con la tradicional galería de soportales, con cinco bóvedas y alcobas en la parte extrema, dando abertura a la Sala Regia y al mirador de Ismail I.
En la Sala Regia destacan las yeserías, las placas de la forja y los hermosos coronamientos de mocárabes. Igualmente, la ordenación interna de la sala responde al diseño habitual, con alcobas adyacentes enmarcadas por  arcos. Es muy interesante la moldura volada de mocárabes en la parte baja de la armadura de la cubierta. Es muy interesante la moldura volada de mocárabes en la parte baja de la armadura de la cubierta.Palacio del Generalife y la Alhambra

Los jardines bajo el Palacio del Generalife

Bajo el Pabellón Norte del Palacio, se encuentra un pequeño jardín que existe ya desde la era árabe. En 1526 lo traza Andrea Navagero con plantas trepadoras que tapaban sus paredes y con una fontana que expulsaba agua a una altitud de diez brazas.
Al Oeste de este pequeño parque y conectado por unas escaleras con el parque bajo la Galería Oeste del Palacio, situado a nivel superior, se hallaba otro pequeño jardín que describe en 1928 por Torres Balbás, tras derribar la casa que había adosado al Pabellón Norte.