Home Visitar la Alhambra La Alhambra , ensueño de siglos

0 2501
La alhambra de Granada

¿Por qué visitar la Alhambra de Granada?

La Alhambra de Granada atrae en todo momento el interés de las gentes cultas y sensibles. Es así desde hace siglos. Con los primores de su frágil arquitectura, las suntuosidades de sus aposentos, la variedad de sus jardines y la grandeza de su historia y sus tradiciones, este palacio probablemente el más bello de los palacios árabes que se conservan en el mundo, es a la vez uno de los edificios emblemáticos de la historia de la cultura universal. Pero con ya ser tanto, la Alhambra puede ufanarse, además de ser uno de los pocos monumentos que ofrecen a sus visitantes, no sólo el último testimonio visual de una civilización que murió al nacer ella, sino también su atmósfera, la época que, como luz de una vela que se agota, se extinguirá para siempre. Eso es lo que hace, que por las estancias , patios y galerías de la Alhambra o por las sendas floridas del vergel del Generalife se recreen las miradas en una íntima evocación de edades lejanas. Ya hablaba de ese hechizo el gran Washington Irving, entusiasmado con aquel poder que transmitía la Alhambra, “poder de evocar vagos sueños y representaciones del pasado”.
La luminosa y melancolía visión de una decadencia, en suma. La agonía de los musulmanes nazaríes, cada vez más mermados de poder ante las sucesivas ocupaciones cristianas. Acababa sus días, lentamente, la dinastía que había convertido un cerro en un paraíso. Un paraíso marcado para siempre por el lema de aquella casa real de trágico destino: “No hay vencedor sino Dios”, un lema de humildad y sabiduría respecto infinidad de veces entre los muros de aquellas magnificencias.

Cerebro y corazón

Todo, en Granada , gira alrededor de la Alhambra. Auque a veces dé la impresión que no es así.
Alguien llamó Cerebro y corazón de la ciudad”.
No se engaña. El monumento y Granada son una misma cosa. Y todos los admiradores del primero acaban siendo, también, entusiastas de la segunda. Ya en el siglo XVI, aquel ilustre polígrafo lojeño llamado Ibn al – Jatib, en su extraordinaria y tan amena descripción de la Granada de su tiempo, se entusiasmaba con la Alhambra, “que arrebata los ojos y los ánimos, con sus magníficos alcázares y otros edificios suntuosos de brillantísimo aspecto” . Siglo  medio más tarde, el alemán Jerónimo Münzer, que visitaba Granada recién tomada por los cristianos, aún se mostraba más admirado con aquellos ya míticos palacios musulmanes, poco años antes abandonados por sus antiguos propietarios: “No creo, en fin, que Europa se Halle nada semejante, puesto que es todo tan magnífico, tan majestuoso, tan exquisitamente obrado, que ni el que lo contempla puede cerciorarse de que no está en un paraíso, ni a mí me será posible hacer una relación exacta de cuanto vi…”

¿Y ti? ¿ Qué frase te inspira la Alhambra?

Fuente: Imágenes universales