Atrás a Blog

La Alhambra y la luz

detalles de luz en la alhambra

Cuando paseas por la Alhambra de Granada se te eriza la piel al notar un frescor que que te produce una sensación muy reconfortable, aquí te contamos el porqué :

Es bien conocido que la orientación de los Palacios convierte cada rincón o columna en la aguja de un reloj solar a modo de nomon.
Es la consecuencia de una cuidada alineación norte-sur de todas las dependencias, llegando a rellenar en caso necesario (torrede Comares, Torre de Damas, etc.) barrancos o desniveles con objeto de mantener esa orientación hasta las décimas del grado.

No es tampoco casual que todas las estancias reciban más sol en invierno que en verano gracias a los grandes aleros y cornisas. Particularmente favorece resultan así las asolanadas “alcobas-rincon” de los patios, caldeadas por los rayos del sol invernal pero inaccesibles al viento. En los meses calurosos el fenomeno es lógicamente inverso: el sol asciende lo suficiente como para que sus rayos apenas iluminin el marmol evitando así que fachadas y suelos se calienten más de lo inevitable. Las partes más iluminadas en invierno permanecen en penumbra y de las alcobas del sur emana un frescor aliviador y natural, envidia de los modernos sistemas de aire acondicionado.

Otro motivo más por el cual no debes de dejar de vistar la Alhambra en verano!!!

Fuente: La alhambra de cerca (Editorial: Edilux)