Atrás a Blog

La Alhambra bajo la lluvia

zoom a las fuentes de Generalife

Siempre me causó curiosidad la impronta que deja el clima sobre las emociones, los pensamientos y la acción de hombre. Un día lluvioso es un día singular para visitar la Alhambra porque ella es un todo, un conjunto de espacios y localizaciones que permiten que los sentimientos afloren de acuerdo a nuestra naturaleza y al momento de nuestras vidas que estemos atravesando.

Independientemente de la edad en la que se visite, la Alhambra no deja indiferente a nadie, porque desde la menor experiencia de los ojos de los niños, con la más absoluta sinceridad y sin ningún pudor, y salvando los pequeños inconvenientes de la visita, muestran su agradado por la Alhambra bajo la lluvia.

En este sentido, la belleza proviene  tanto de las manifestaciones formales del  aspecto visual,  como del  movimiento y el sonido del caer del agua. Porque lo bello, decía  Santo Tomás de Aquino, es  lo que  agrada a la vista, y la Alhambra, bajo la lluvia, conduce  al espectador a sentimientos de atracción y bienestar emocional.

Fuente: Patronato de la Alhambra y Generalife